Estambul otomano (fragmento)Juan Goytisolo

Estambul otomano (fragmento)

"La concepción bektachí de la religión musulmana es a todas luces heterodoxa: la cofradía conserva no sólo elementos de las tradiciones ancestrales turcas, sino que asimila creencias y ritos chiíes y cristianos. Su desenvoltura tocante a los «cinco pilares» del Islam escandaliza a los hombres y mujeres piadosos: azaca o limosna y peregrinaje a La Meca, dicen, son para los ricos; ayuno y plegarias, para los santurrones; sólo admiten, como los sufíes, la profesión de fe y desdeñan, por mezquinas, las prácticas rituales. Conducidos por un guía, los novicios de la orden deben franquear cuatro puertas o estadios para llegar a la embriaguez del amor divino; a falta de ésta, los postulantes se contentan con la alegre fraternidad de las etapas inferiores, fraternidad cuartelera, dirán sus detractores, cimentada en reuniones turbulentas en las que el vino corre a raudales. Los bektachís, pretenden los ortodoxos, invitan a mujeres a sus asambleas y soplan las velas a fin de sumir el local en una oscuridad encubridora de su desenfreno y orgías. Este laxismo de costumbres y mestizaje religioso explican que los conversos de origen cristiano se sintieran cómodos en sus filas: el bektachismo era la doctrina natural de los jenízaros y en general de los nuevos musulmanes de las provincias recién conquistadas. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com