Virginia Woolf. Vida de una escritora (fragmento)Lyndall Gordon

Virginia Woolf. Vida de una escritora (fragmento)

"Al final del primer año de matrimonio él le suplicó que le permitiera seguir a su servicio otro año más: «Y será feliz sólo con que le dejes arrastrarse ante ti y besarte los dedos del pie». En esta época, Virginia estaba al borde de la crisis nerviosa, pero habían forjado una relación llena de ironía que los ayudaba a superar sus problemas. La distante Virginia Stephen, perseguida por el tono urgente y coercitivo de su pretendiente, Leonard Woolf, lo disipaba mediante su sentido del juego.
«¿De verdad me estrecharás en tus brazos y me besarás?», solicitó él el 12 de marzo de 1914, cuando estaba fuera, visitando a Strachey y luego a su hermana, Bella? «Mandy, querida, te amo, te amo.» Y dos días más tarde: «Te beso, queridísima Una, en la imaginación, y te idolatro. Mandril Sarcophagus Rarissima».
Fue durante esta breve separación, mientras Virginia se recuperaba de la depresión nerviosa posmarital de 1913, cuando las cartas de Leonard mostraron por primera vez una nota de confianza sorprendente. «No hay duda de una cosa, querida, y es que congeniamos de manera asombrosa.» Volvió a escribirle desde la casa de Lytton Strachey, The Lacket, cerca de Marlborough:
Estos últimos días, a veces he pensado que puede ser perjudicial amar a alguien como te amo yo (pero en realidad no lo creo); sólo que esto te aísla de una manera extraña del resto del mundo. Escuchando a Lytton y a Norton a veces casi me congratulaba pensando en lo que tú eres para mí y en lo que soy para ti (ellos parecían tan desorientados e incompletos), y todo era tan endeble para ellos, y para mí todas las cosas, contigo en ellas, tan consistentes. He paseado toda la mañana solo por los bosques, y apenas he podido pensar en algo que no fueras tú; era como si hubiera retrocedido dos años en el tiempo, hasta antes de que tú me tomaras a tu servicio y cuando yo estaba aquí en Exmoor. Quiero tanto de ti, mi queridísima. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com