La aventura del Poseidón (fragmento)Paul Gallico

La aventura del Poseidón (fragmento)

"Por primera vez, al hacer el amor, se encontraba con una pasión que estaba teñida de piedad y ternura. Jamás había vivido antes la riqueza que inundaba todo su ser por obra de esa frágil criatura asustada que unía con él toda su pequeñez y que, con todo lo que era o podía ser, compartía con Muller lo que sentía como los últimos momentos de su vida y se convertía toda ella, para él, en regalo de despedida. La cautivante dulzura del agotamiento que se había apoderado simultáneamente de ambos se apaciguó y pasó, pero, para Muller, perduró la abrumadora sensación de compasión y la necesidad de proteger ese cuerpo con el cual todavía estaba unido, sin saber quién era Nonnie, sin haber visto siquiera cómo era en realidad. Por la mente de Muller pasó el eufemismo usado en su clase social para designar lo sucedido. Había «hecho el amor» y supo que allí, en la oscuridad, con esa muchacha desconocida que tan poco tiempo antes había aparecido en su horizonte, por primera vez era cierto. El amor, algo que no había conocido nunca antes, había brotado en él y ahora lo envolvía, lo colmaba, lo ahogaba y le llenaba los ojos de lágrimas. Se quedaron uno en brazos del otro, temblando y murmurando, tocándose la cara con los dedos y dándose cuenta poco a poco de que, por más que la muerte corriera y aullara por el corredor de afuera, ellos todavía estaban vivos. Los Rosen se resguardaban lo mejor posible. Manny repetía: —¡Acuéstate, mami! Quédate acostada como él dijo y no te preocupes, que estoy aquí —y, recordando lo que les había advertido Scott, protegía con sus manos la cabeza de su mujer. No le angustiaban imágenes de Hades, de abismos insondables o de demonios que alborotaban en las regiones infernales, ya que la religión judía no tiene lugar para semejantes insensateces. Sólo sabía que estaban en un lío mayúsculo, con un montón de marineros enloquecidos que aullaban, empujaban y corrían en la oscuridad, y procuraba proteger a Belle lo mejor posible. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com