Luz y oscuridad (fragmento)Soseki Natsume

Luz y oscuridad (fragmento)

"O-Hide, a quien había elegido como esposa por encontrarla físicamente atractiva, solo llegó a conocerle de verdad después de casarse. Poco a poco, fue comprendiendo los gustos de aquel hombre que parecía bañado en el mismo sake del que tanto disfrutaba cuando salía. Al principio se preguntó qué necesidad tenía un hombre tan disoluto como él de casarse con una mujer como ella, pero no tardó en desechar sus inquietudes. No era, en todo caso, una mujer de carácter tan firme como O-Nobu, y por ello, antes de llegar a comprender sus razones, se apartó de él como esposa para concentrarse en el hijo recién nacido.
No era ese el único aspecto en el que O-Hide difería de O-Nobu. Al contrario que su cuñada, cuyo hogar solo lo conformaban ella misma y Tsuda, y cuyos parientes más próximos vivían en la lejana Kioto, O-Hide tenía a su suegra en casa, así como a sus hermanos menores, e incluso sus padres abusaban a menudo de su hospitalidad. Era lógico, por tanto, que dadas sus circunstancias no pudiera entregarse en exclusiva al cuidado de su marido. De entre todos los familiares que vivían con ellos, su suegra era, sin ninguna duda, la que más molestias le causaba.
Como era de esperar en una mujer que había sido desposada por su belleza, O-Hide aún parecía joven, incluso más que O-Nobu, y era difícil considerarla madre de un chico de cuatro años. Las particulares circunstancias de su vida durante los últimos años la habían ayudado a adquirir ciertas habilidades, por lo que a pesar de su aparente juventud, podía considerarse una mujer madura, si bien, quizá no por su forma de hablar o por su comportamiento, pero sí por su mentalidad. En otras palabras, se había acostumbrado a la vida familiar, a las responsabilidades que llevaba implícitas. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com