Teoría de las sombras (fragmento)Paolo Maurensig

Teoría de las sombras (fragmento)

"Ya volvía a las andadas. La bestia sedienta no se conforma con un trago. Resulta difícil ponerle freno. Al principio quizá intente hacerte creer que un sorbo o dos te harán sentirte bien, que bastará una copita de coñac para soltarte la lengua y volverte más desenvuelto y simpático. A las mejores personas se las encuentra siempre junto a la botella, con independencia de si está uno en un local de mala muerte o en un hotel de lujo. En París había bebido codo a codo con Jack London, Ian Fleming y Marcel Duchamp; incluso con Rudyard Kipling, burlando éste el control de su despótica esposa, que le dosificaba el whisky con cuentagotas. Y en el Hollywood Chess Club, invitado por Fairbanks Jr. para que jugase una simultánea, había tomado bastantes martinis con Humphrey Bogart y Lauren Bacall, apasionados también del ajedrez. A las mejores personas, a las más brillantes y reflexivas, se las encuentra ahí, acodadas en la barra, y es una verdadera lástima que, a la mañana siguiente, de algunas de ellas no se guarde el menor recuerdo. Pero esos momentos están llenos de poesía, de visión profética, de sublime profundidad. Ya verás, después del primer sorbo el mundo volverá a brillar en todo su esplendor, eso dice la voz de ese taimado y sediento bribón que culebrea como una anguila entre tu cerebro y tu estómago. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com