Primavera en Natales (fragmento)Osvaldo Wegmann

Primavera en Natales (fragmento)

"Martín había estado asustado desde nuestro descubrimiento y ni sonreía, pero en ese momento rió de buena gana, algo así como un alivio. Volvimos a sentir tranquilidad y alabábamos la astucia del Moro, gracias a la cual serían encontrados los muertos.
Después de algunos comentarios, en los que ya nos imaginábamos la actitud que tomaría el «Cuervo», al dar con los ahogados, nos volvimos a casa. Martín iba conmigo, hablando de la frescura del Moro, que no tenía cortedad para mentir, como lo había hecho aquella tarde.
Cuando pasamos frente al bar de la esquina, cerca de la casa de Martín, oímos que dos hombres conversaban. Uno de ellos decía que los pescadores se habían perdido, porque salieron con zarpe para seis días y ya llevaban dos semanas, sin que se supiera de ellos. Nos sobresaltamos y proseguimos el camino, temerosos. Yo creo que si nos hubieran detenido para preguntarnos algo, el temor que nos invadía nos habría obligado a confesarlo todo, sin reparar en nuestro juramento.
Martín se acordó del rollo de película, que habíamos tomado en nuestra expedición a la isla. Si lo llevábamos al fotógrafo para revelarlo, se enteraría de que habíamos encontrado a los muertos que yo había fotografiado. Con esta situación se nos creaba un problema.
Mi hermano Perico era aficionado a la fotografía y sabía revelar. Le propuse a Martín que le entregáramos el rollo de película, compartiendo de esta manera con él el secreto, en la seguridad de que lo guardaría. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com