Un amigo perfecto (fragmento)Martin Suter

Un amigo perfecto (fragmento)

"Fabio llevaba media hora apoyado en la pared y vigilaba la entrada de una casa situada al otro lado de la calle. Eran las ocho y media. Hacía un cuarto de hora que había empeza­do a oscurecer. Seguía haciendo un calor sofocante. A ve­ces levantaba la vista hacia una hilera de ventanas abiertas en la segunda planta.
El edificio era una construcción industrial de los años treinta. Antes había allí talleres de sastres, cajistas, impre­sores y encuadernadores. Ahora había estudios de fotó­grafos, diseñadores gráficos y textiles, artistas. En el sóta­no y en la primera planta había un centro de fitness, en la segunda planta un estudio de danza y una escuela de yoga. Cuando su trabajo se lo permitía, Norina solía acudir allí los jueves, a última hora de la tarde.
Hacía poco que había empezado a observar movimientos en una de las estancias que mostraba las ventanas abiertas. Fabio había entrevisto un par de cabezas, unos cuantos brazos que se estiraban. La clase había termina­do, los participantes se retiraban al vestuario y pronto sal­drían los primeros por la puerta del edificio.
Fabio había pasado la tarde intentando ampliar el te­rritorio de su isla de la memoria. ¿Cómo habían ido al restaurante Hecht? ¿Los había llevado alguien? ¿Habían cogido un taxi? ¿Había aceptado Norina la situación sin quejarse, en vista de la importancia que tenía aquel evento? ¿O la había tenido que convencer él, como siempre que se trataba de encuentros familiares?
¿Y después? ¿Cómo habían regresado a casa? Norina había bebido diez copas de kirsch. Debía de estar borracha a más no poder. ¿Cómo había pasado la noche? ¿Y cómo había transcurrido el día siguiente?
Pero por mucho que se esforzara, los límites de esa isla de la memoria permanecían intactos. Alcanzaban exactamente desde el aperitivo, un Blanc Cassis, hasta la polonesa. No podía avanzar si no era con ayuda de Norina. Ni en esta cuestión, ni en ninguna otra.
Después se había acordado de la clase de yoga. Había telefoneado a Mystic Productions y se había enterado de que aquella tarde no habría rodaje. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com