El buitre Wally (fragmento)Wilhelmine von Hillern

El buitre Wally (fragmento)

"El pastor y el rebaño se difuminaban constantemente a causa de la niebla que precedía sus pasos. Decidió aguardar un momento hasta que fueran de nuevo visibles y, dado que el niño le había señalado previamente el camino a seguir, procedió con su marcha como si la vida de un ser humano dependiera de ello.
Por fin quedaron atrás las regiones nevadas, el viento acechaba los pasos de Wally, tal como había sucedido seis lunas antes cuando ella había ascendido; sólo que en ese preciso instante, en lugar de brillar al sol de mayo, se mostraba gélido, sombrío y envuelto en la titilante muerte otoñal. El niño dijo que deberían guarecerse de la ventisca. Wally titubeó. Pero el zagal dijo que sería igualmente perjudicial no descansar al menos media hora tanto para los seres humanos como para el ave rapaz. Quedaos vosotros -terció Wally. En lo que a mí concierne, tomo la determinación de proseguir. Me es imposible detenerme ahora. Cuando alcances tu destino, si te preguntan por mi paradero di que estoy con Luckard. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com