La natura expuesta (fragmento)Erri De Luca

La natura expuesta (fragmento)

"Ella no, ve la película observando los encuadres, las actuaciones, el montaje. Le atrae la construcción. A mí se me escapa todo, excepto la historia. Ella se queda a leer la multitud de nombres de los títulos de crédito, para rendir homenaje al trabajo de todos los involucrados. Aprendo que ha de hacerse así.
Por segunda vez vamos a su casa. Al entrar en el portal nos cruzamos con un hombre. Está a punto de decirle algo, se percata de mí detrás de ella, se detiene, nos deja pasar. Lo miro con el rabillo del ojo, me evita. Huele a loción de afeitado. El encuentro dura un segundo o dos.
Mientras nos abrazamos con ímpetu en su habitación, se me viene a la cabeza, con la evidencia de un recuerdo, la idea de circuncidarme. La intención me da el empuje para la hora que sigue.
Busco a un médico, un dermatólogo, no para mí. He hecho un descubrimiento acerca de la estatua. Quito con la mano el polvo de mármol que ha caído a los pies del crucificado. Justo allí noto al tacto una sensación de pequeñas escamas. Las aprecio sólo en sus pies.
Me preocupa que el artista se haya tomado una libertad impropia. ¿Se habrá imaginado una enfermedad, una lepra? Cómo explicarlo: ¿por qué ha de cargar él con las plagas ajenas? Entonces hubiera debido añadir ceguera, sordera, parálisis. Por más que un espectador no pueda ver lo que he descubierto, debo advertir al sacerdote. Le pregunto por un dermatólogo. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com