No te rindas! (fragmento)Hazel Robinson Abrahams

No te rindas! (fragmento)

"Todos se quedaron mirando a Bennet. Nunca habían escuchado de él una amenaza y algo les decía que no hablaba por hablar.
Mientras Birmington, arrodillado en la playa, pedía a Dios una revelación divina para calmar los ánimos, la nave anunciada se dejaba ver, desafiante y segura entrando a la bahía. Era desconocida pero quien la comandaba conocía el lugar. La goleta entró a la bahía del Gaugh con todas sus velas desplegadas y, rozando sin miedo todos los bajos y trampas, pasó hacia la parte norte de la isla. En ningún momento vaciló en su ruta y el haber fondeado en North End confirmaba la pericia y conocimiento del lugar del capitán.
Todos de mala gana se trasladaron al North End y todos menos Bennet renegaban de la incomodidad aunque la senda estaba bastante despejada después de las incursiones de Elizabeth y Birmington.
Ya había anochecido. Cuando llegaron al puerto norte encontraron al capitán John Barleys comandando una recién bautizada goleta que, según él, se llamaba Deliverance. El capitán los esperaba sentado sobre unos troncos con una linterna en el lugar que Elizabeth había denominado Bottom Side, les informó que a bordo estaban veinte esclavos liberados en Providencia y tres funcionarios del Nuevo Reino de Granada. A causa del mareo no podían bajar aún a tierra, pero les aseguró que en tierra nada los mareaba.
La noticia de que la nave, la tripulación y los veinte ex esclavos habían sido contratados para que los nuevos funcionarios reconocieran el territorio del archipiélago bajo su dominio se recibió —sin excepción— con más temor que el pasado huracán. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com