Senso (fragmento)Camillo Boito

Senso (fragmento)

"Yo acostumbraba a ir todas las mañanas al baño flotante de Rima, situado entre el jardincillo del Palacio Real y la punta de la Aduana. Había alquilado por una hora, desde las siete hasta las ocho, una Sirena, es decir, una de las dos piletas para mujeres con espacio suficiente para nadar un poco, y mi doncella venía a desnudarme y a vestirme, pero como nadie más podía entrar no me tomaba la molestia de ponerme el traje de baño. La pileta, cerrada toda alrededor por paredes de madera y cubierta por una lona cenicienta con anchas franjas rojas, tenía el fondo de tablas a una profundidad que permitía sacar la cabeza a las señoras de poca estatura. A mí, me sobresalían por completo los hombros.
¡Aquella hermosa agua esmeraldina pero limpia, bajo la cual veía flotar graciosamente mis formas hasta los pies delgados! Algunos pececillos plateados se escabullían a mí alrededor. Nadaba a todo lo largo de la Sirena; chapoteaba en el agua con las manos abiertas hasta que la espuma blanca cubría el verde diáfano; me tendía boca arriba, dejando que se me empapara la larga cabellera y tratando de mantenerme a flote por un instante, inmóvil; salpicaba a la doncella, que salía huyendo; reía como una niña. Numerosas aberturas anchas, casi a ras de agua, la dejaban entrar y salir libremente, y las paredes, mal ajustadas, permitían ver algo de afuera si aplicabas el ojo a las grietas: el campanario rojo de San Giorgio, una línea de la laguna por la que huían veloces las barcas y una hendidura estrecha del baño militar, que flotaba a poca distancia de mi Sirena. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com