Una visión de ningún lugar (fragmento)Thomas Nagel

Una visión de ningún lugar (fragmento)

"El lugar natural para empezar es nuestra propia posición en el mundo. Una de las más fuertes motivaciones filosóficas la constituye el deseo de tener una representación que comprende la realidad objetiva, ya que es fácil suponer que en ella se encuentra todo lo que existe realmente. Pero la idea misma de realidad objetiva garantiza que tal representación no abarcará todas las cosas; nosotros mismos somos el primer obstáculo para esta ambición.
En el supuesto de que el mundo sea objetivamente inteligible -inteligible desde un punto de vista independiente de la constitución de este o aquel ser sensible o tipo de ser sensible-, ¿cómo encajan en él los seres sensibles? La pregunta se puede dividir en tres partes. Primera: ¿tiene la mente en sí misma un carácter objetivo? Segunda: ¿cuál es su relación con aquellos aspectos físicos de la realidad cuyo status objetivo es menos dudoso? Tercera: ¿cómo es posible que una de las personas que pueblan el mundo sea yo?
Empezaré con estas preguntas en orden, tanto en este capítulo como en los dos siguientes. La segunda pregunta se refiere al problema mente-cuerpo. La tercera pregunta -¿cómo es posible ser alguien en particular?- expresa en su forma más pura la dificultad de encontrar sitio para uno mismo en el mundo. ¿Cómo puede ser así? ¿Soy yo o eres tú, realmente la clase de cosa que podría ser una de las criaturas particulares en el mundo? Comenzaré con la primera pregunta, sobre si se puede entender que la mente tiene un carácter objetivo. Ésta se halla en la base del problema mente-cuerpo, que surge debido a que ciertas características de la vida mental presentan un obstáculo a las ambiciones de una concepción muy importante de la objetividad. No se obtendrá ningún progreso en el problema mente-cuerpo mientras no comprendamos esta concepción y examinemos con cuidado sus demandas. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com