El fiscal (fragmento)Augusto Roa Bastos

El fiscal (fragmento)

"En España, en la rama de los Tassis de Valladolid, el apellido cambió una de sus eses por una r, convirtiéndose en Tarsis, el apellido materno de Jimena. Suele ser ella muy renuente a hablar de esta genealogía que le parece falsa además de presuntuosa. Lie investigado por mi cuenta en los anales postales, tanto como en la historia familiar de los Peralta Tassis. Y la conclusión parece irrefutable.
Leyenda o crónica histórica, estos avatares no niegan la preeminencia que tuvo la descendencia de los Villamediana en los Correos Mayores del Rey, y menos aun la existencia real del anillo.
Después de muchas hesitaciones y con un sentimiento de estar cometiendo una profanación, he sustraído el anillo del costurero de Jimena. Lo he estado observando anoche con el microscopio. La cabeza que muerde la cola tiene un orificio invisible a simple vista. Una cierta presión sobre el ópalo, que finge un ojo de cíclope, dispara por el orificio un aguijón de una centésima de milímetro.
No lo hace regularmente; es evidente que el mecanismo debe estar atascado por exceso de polvo y de herrumbre. Acaso por falta de costumbre. Tengo que hacerlo revisar por un experto sin despertar sospechas, hl argumento es simple: debo venderlo en las subastas del Sotheby’s. El anillo me va divinamente en el dedo mayor de la diestra, como si yo mismo lo hubiese encargado a un orfebre
de Roma, cuatro siglos atrás, para la presente emergencia, que ha de cumplirse en un mes, a más tardar.
Lo raro es que el blasón inscrito en el estuche y que se reproduce microscópicamente en el interior del anillo, no corresponde al escudo de los Villamediana. Hay un tejón (tejón en italiano es tasso), coronado por el cuerno de correos. En el campo azul de la parte inferior hay otro tejón de plata, pero en la parte superior dorada despliega sus alas un águila real, negra como el carbón.
El conjunto está dominado por un cuerno de caza tallado en oro. Y esto es lo extraordinario: se trata del blasón de los Tasso, pero no de los Villamediana.
Tengo para mí que el hijo de don Francesco devolvió al conde o a su esposa, cuando todavía vivían juntos, gato por liebre. Pero esta liebre, o mejor dicho, el águila negra del escudo, es valiosa porque es única. La llevaré posada en un dedo sin que nadie lo note. El pico más duro que el topacio, hará estallar como un rayo la cabeza del tirano.
Me resultó bastante difícil dar con uno de estos orfebres, entendidos en joyas del Renacimiento. Al fin encontré un joyero italiano afincado en Marsella, verdadero artista y erudito en historia de las joyas. Me contó la historia del anillo con precisión de detalles, y se comprometió en remediar el funcionamiento en pocos días. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com