Clásicos para la vida (fragmento)Nuccio Ordine

Clásicos para la vida (fragmento)

"En una extraordinaria colección de trescientas máximas publicada en 1647—que obtuvo un éxito excepcional en España y en Europa—, el gran jesuita Baltasar Gracián condensa aforísticamente una serie de reflexiones en su mayor parte esparcidas por otras obras suyas (El criticón, El discreto, El héroe). En el Oráculo, entre otras cosas, afronta en varios momentos el tema de la formación del hombre culto, capaz de medirse con las dificultades de los tiempos y, sobre todo, capaz de dominar sus pasiones. La educación y la cultura no conciernen sólo a los jóvenes; requieren, por el contrario, un compromiso y una constancia que han de acompañar a los seres humanos a lo largo de toda su vida. En la máxima titulada Cultura y aliño (87), Gracián escribe que el hombre «nace bárbaro» y puede redimirse «de bestia cultivándose». La grandeza de los hombres y de los pueblos, en efecto, se mide por la cultura que poseen («Hace personas la cultura»): cuanta más adquiramos, tanto más grandes seremos («y más cuanto mayor»). La civilización de los griegos basada en la paideia, por ejemplo, es todavía hoy un modelo elocuente de entrelazamiento pedagógico entre búsqueda filosófica y vida civil. Quien se enamora del saber puede cultivar mejor su ingenio («No hay cosa que más cultive que el saber»). No disponemos de otros caminos para afrontar la grosería de la ignorancia («Es muy tosca la ignorancia»). Y, por desgracia, también a la ignorancia se debe la violencia de los fanatismos religiosos, la difusión del odio contra la diversidad, la preocupante vuelta del antisemitismo y del racismo. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com