La estrella compasiva, de FlorilegioDomingo Doreste

La estrella compasiva, de Florilegio

"Acabó el día, de fatigas largo.
Anochecía, y en el antepecho
de mi balcón, la lucha preparaba
de otro día, que aún no había nacido.
La inmensidad serena de los cielos
momentáneo reposo me brindaba:
sobre el alero negro del tejado
se levantaba Sirio, parpadeante,
Ganoso del Zenit. Le miré absorto,
envidiando la augusta lejanía
del humano dolor en que rutila,
sólo un momento fue, Sirio parose
en su ruta triunfal: quizás detúvole
infinita piedad del dolor mío.
Mas, su camino reemprendió pausado
hacia los horizontes, compasiva,
la dulce estrella. Yo torné a las ansias
del día advenidero, y una lágrima
refrescó mi mejilla. Era el alivio
de la existencia, que duró tan solo
el mirar de una estrella. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com