El árbol de las palabras (fragmento)Teolinda Gersão

El árbol de las palabras (fragmento)

"La anciana era realmente feliz. Después de todo, había tenido una buena vida y no le faltaba nada… El problema de la gente es que no conocían el valor real de las cosas. La mayoría de ellos derrochan tiempo y felicidad, tanto como derrochaban el dinero. Si la verdad fuera contada, muy poca gente sabría como obtener lo mejor de lo que tienen. Por ejemplo, ellos no usaban el agua caliente que quedaba en las tuberías después que hubieran apagado el gas para calentarlas, olvidaban apagar las luces cuando salían de una habitación a otra o apagar el horno justo antes que la comida estuviera lista. La cantidad de personas que olvidaba hacer esto. Y después se preguntaban por qué, al final del mes, ellos no tenían dinero. Ella, gracias al cielo, siempre tenía suficiente. Tenía todo lo que necesitaba y nunca iba sin dinero. Pero siempre había sido ingeniosa. Nunca había desperdiciado comida y tirado la que sobraba, ni siquiera algunos trozos de pan, que podía servir de alimento perfectamente en la siguiente comida. Cuando tomaba un baño, calentaba algo de agua en una olla grande y después, una vez que se enjabonaba, se sentaba en un taburete bajo de plástico sobre el drenaje en el suelo y usaba el agua restante para enjuagar el piso. Siempre agregaba un poco de agua fría a la caliente, así que una sola olla era suficiente. Y en el verano, ni siquiera necesitaba calentar el agua mucho tiempo, porque estaba casi tibia. Y como usaba tan poca, siempre quedaba un poco en la olla que era más caliente que el resto, y la echaba sobre su espalda, y, oh, era encantador, sentir esa agua, exactamente a la temperatura correcta, deslizarse sobre su piel. Una jarra de agua era suficiente para enjuagar la mitad de su cuerpo, y la segunda jarra para la otra mitad, y esas dos jarras de agua eran todo lo que ella necesitaba para lograr una cálida sensación de plenitud. Sí, eso era todo lo que ella necesitaba, pensaba, mientras se secaba felizmente con una limpia y cuidadosamente planchada toalla. Es verdad, algunas casas tienen baños modernos, con bañeras en las que se pueden estirar completamente y con infinita agua caliente saliendo de sus grifos. Pero con un poco de ingenio e inteligencia, todavía se podía tener un baño sin todo eso. Ella estaba segura que ni siquiera las personas más ricas tenían toallas tan bien planchadas como las suyas. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com