Coños (fragmento)Juan Manuel de Prada

Coños (fragmento)

"Las medallas y condecoraciones y charreteras y cruces al mérito militar de su marido forman una bisutería abigarrada, excesiva para cualquier pecho, por ancho que sea ( el coronel sólo se pone alguna), pero no para el coño de la coronela, que es un coño que se sale del mapa. A la coronela le gusta ponerse las medallas de su marido en el coño y pasearse con ellas por la casa, como si llevase un sonajero entre los muslos. A mi me corresponde ir enganchando las medallas y condecoraciones y charreteras y cruces al mérito militar del marido ausente entre el vello púbico de la coronela, cuidando de no pincharle un labio con los imperdibles. El coño de la coronela una vez condecorado, relumbra como una lámpara con dijes, y añade músicas metálicas a su corpulencia de coño fértil. La coronela se levanta de la cama con toda esa chatarra colgante, y me obliga a perseguirla por las habitaciones de la casa, cuya geografía ella conoce mejor que yo. Su coño va dejando por los pasillos un entrechocar de medallas como monedas falsas, y un rastro de lujuria indómita. Cuando por fin la atrapo, la coronela me ordena que la posea allí mismo, en el suelo de baldosas, yo acato la orden sin mayor dilación. A veces, con las prisas, me pincho con una escarapela que le impusieron al coronel de joven, cuando la guerra en África. Me sale, entonces, una gota de sangre seminal que se extiende sobre las medallas de coño de la coronela, como una mancha de herrumbre. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com