Amigos absolutos (fragmento)John Le Carré

Amigos absolutos (fragmento)

"El día que su destino reapareció para reclamarlo,Ted Mundy lucía un bombín y se mantenía en equilibrio sobre una tarima improvisada en uno de los castillos bávaros de Luis, el rey loco. No era un bombín clásico, sino algo más propio de Laurel y Hardy que de Savile Row. No era un sombrero inglés, pese a que él llevaba la bandera británica, bordada en seda oriental, en el bolsillo superior de la deslucida chaqueta de tweed. En el interior de la copa, la etiqueta del fabricante declaraba que era obra de los señores Steinmatzky e Hijos, de Viena. Y puesto que el sombrero no era suyo -como se apresuraba a explicar a cualquier desventurado, a ser posible mujer, que se convirtiese en víctima de su infinita accesibilidad-, tampoco era una forma de autopunición.
Este sombrero es atributo del cargo, señora -insistía, disculpándose locuazmente con un discurso bien ensayado que recitaba de carrerilla-. Un tesoro histórico, que me ha sido confiado durante un breve tiempo por generaciones de anteriores titulares del puesto. estudiosos, poetas, soñadores, clérigos errantes. y todos nosotros, del primero al último, leales servidores del difunto rey Luis. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com