El fantasma de Thomas Kempe (fragmento)Penelope Lively

El fantasma de Thomas Kempe (fragmento)

"Cogió la bicicleta, traspasó la puerta y se dirigió a la plaza. El coronel Bogey flotaba otra vez en el aire de aquel atardecer tranquilo, al ritmo de los golpes que la bolsa de herramientas producía contra el parachoques. James lo observó mientras se alejaba y se dispuso a volver a casa caminando por un atajo a través del claustro y saltando la pared que daba a la calle del lago.
Era la noche más perfecta que podía recordar. El cielo claro sobre Ledsham, de un color violeta suave, con la luna emergiendo sobre los árboles prácticamente desnudos. Las delicadas ramas se destacaban, cargadas de espesos nidos de grallas. Los pájaros daban vueltas y planeaban por encima suyo, subiendo y bajando por medio de invisibles corrientes de aire. James caminaba siguiendo los troncos grises que se elevaban formando una marquesina de ramas parecidas a las vueltas de una catedral, y de aquél techo caían, trazando espirales, hojas caducas. Miró las ramas y observó que ya comenzaban a surgir nuevos brotes en forma de pequeñas puntas de haya, castaño y olmo.
Continuó caminando con Arnold y explicándole como despuntaba la primavera. El tiempo camina hacia delante y hacia atrás. Atrás hacia el caballero de la cruzada y Thomas Kempe, la tía Fanny y Arnold. Hacia delante otra gente dejaría sus nombres en aquél lugar y miraría con diferentes ojos las mismas calles, techos y árboles. Y en algún lugar intermedio estaría James, que volvía a casa a tomar el té con la cabeza llena de confusos pero agradables pensamientos. Tenía hambre y estaba un poco cansado, pero se sentía contento. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com