El ahorcamiento de Vasil LevskiHristo Botev

El ahorcamiento de Vasil Levski

"¿Oh, madre mía, patria mía,
por qué tan triste, tan tierno lloras?
¿Y tú cuervo, ave maldita,
encima qué tumba así feo graznas?

Oh, yo se, yo se, tu lloras, madre,
por eso, que tú eres negra esclava,
por eso, que tu sagrada voz, madre,
es voz sin ayuda, voz en desierta morada.

Llora! Allá cerca de la ciudad de Sofia
emerge, yo vi, negra horca,
y tuyo único hijo, Bulgaria,
cuelga en ella con la fuerza magna.

El cuervo grazna feo, maligno,
perros y lobos aúllan por los campos,
ancianos al dios rezan ardientes,
lloran mujeres, los niños chillando.

El invierno canta su canción del mal,
vientos persiguen espinas por el prado,
y frió, y heladas, y lloro sin esperanzas
te soplan a ti pena en el alma. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com