Yo soy el ángel de la muerte (fragmento)Simja Sneh
Yo soy el ángel de la muerte (fragmento)

" Creo acordarme donde te vi por primera vez. Fue en tu pueblito natal, adonde los alemanes te habían llevado junto con otros tres o cuatro muchachos judíos de este pueblo. Ya no recuerdo bien si te acusaban de algo o te detuvieron simplemente por judío. Yo vagaba en aquel entonces por ese pueblo vestido de sargento de las SS. Me resulto fácil adaptarme a ese papel, porque esos individuos pertenecen a una calaña muy especial. Su amor a la muerte es resultado de su incapacidad de aceptar una vida humana. En realidad ellos siguen existiendo y actuando en medio de un constante deseo de matar.
Yo, a pesar de ser, como te dije, un ángel de la muerte, sigo siendo un ángel; ellos son los hijos de Satanás.
Recuerdo haber entrado con ellos a tu celda. Contigo había tres o cuatro muchachos.
El carcelero polaco abrió la puerta, y del corredor penetro una luz débil que los iluminó, y así pude contemplar de cerca los rostros ensangrentados. Comprendí que muchos de los tuyos estaban ya muy cerca de mí, que me esperaban con impaciencia, que anhelaban refugiarse en la alternativa que yo les ofrecía.
Por eso le dije al hombre de las SS que me aguardara y volví al cabo de unos minutos con una rebanada de pan en la mano. Les dije: éste es pan envenenado. Cómanlo y morirán sin dolor.
“Me está prohibido hacerlo, pero les ofrezco esta alternativa para que sufran menos".
Les tire el pan al suelo y salí. Durante toda la noche no se oyó ni un gemido. Al entrar a la mañana siguiente los vi a todos en el suelo. Algunos mendrugos de pan quedaron esparcidos por el piso.
Cinco o seis ratas muertas, que, posiblemente, habían comido los restos de ese pan, yacían entre los cadáveres. Solo tú me estabas mirando con esos ojos grises, con esa misma arrogancia con la que me estás contemplando ahora.
"


El Poder de la Palabra
epdlp.com