Carta a Ricardo Bonel Valdés (fragmento)Jaime Sáenz

Carta a Ricardo Bonel Valdés (fragmento)

"Hazme un favor. Alguna tarde, algún día, dirige tus pasos al cementerio. Acércate al cementerio, y reza por mí. Tal vez en medio de una tempestad atroz supuesto que la tempestad es nota dominante en aquellas regiones septentrionales que tú habitas ahora, alguna tumba inimaginable no faltará —y ha de ser la tumba de una tumba, la imagen invisible de la tumba, el espectro de una tumba, que sólo el ojo del poeta es capaz de conocer, pues allí habita él, allí habitas tú, allí habito yo. Prostérnate, y reza por mí. Al rezar por mí habrás rezado por mí. Allí estaré yo. Allí estuve siempre. Prostérnate, es necesario que alguien rece por mí. Estoy solo. Soy solo, estoy muerto. No es fácil, es muy difícil apiadarse de mi. Bien que yo mismo no lo hago; mal podrá nadie hacerlo por mí. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com