Aquino (fragmento)Guillermo Alvarez Castro

Aquino (fragmento)

"Bastante tiempo antes, Blas y yo habíamos seguido, con fidelidad de acólitos, la transmisión de un radioteatro inspirado en la vida del matrero, tal como habíamos escuchado, en ese mismo tiempo y con igual devoción, la historia del vaquero Tom Mix en el lejano oeste y las andanzas del bandido Salvatore Giuliano por las montañas de Sicilia. El caso de Aquino era, sin embargo, diferente: era coterráneo de la mayoría de los que nos reuníamos alrededor de la vieja radio, montaba un caballo moro casi tan famoso como él mismo, y conocíamos a gente que lo había tratado o que, por lo menos, afirmaba haberlo hecho. La revelación del abuelo fue, de cualquier manera, una sorpresa. Yo sabía que él había sido viajante de comercio, que había alcanzado a recorrer, en diligencia, las zonas altas del nordeste, pero era tan poco aficionado a lo épico, que lo más heroico que recuerdo haberle oído contar sobre sí mismo era que, cuando viajaba con dinero de cobranzas, llevaba un revólver descargado en una maleta y las balas en la otra. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com