El pan desnudo (fragmento)Mohamed Choukri

El pan desnudo (fragmento)

"Como otros creyeron en la existencia de la Atlántida, yo creo en la existencia de Tánger. En esta ciudad el hada tenía una varita que se llamaba Osadía. (...) Al salir del cine me dirigí hacia la plaza El Feddan y me senté en un banco de mármol. Recreé la escena de la muerte: mi padre retorciéndose en su propio charco de sangre. Yo era el vencedor.
Niños, jóvenes y viejos dormían en el suelo y en los bancos, yaciendo como peces muertos en la playa. Allí se podía dormir sin problemas. En mi bolsillo, setenta y cinco pesetas. Las envolví y las enterré junto a un macizo de flores, justo detrás de mi banco. Soñé que mi padre me perseguía. Todavía mi padre. Me despertó una mano que me registraba los bolsillos; entreabrí los ojos y le dejé hacer. Aquel individuo era mayor que yo. «Si intentas otra cosa, buena la vas a tener», pensé. Cambié de postura despacio, con disimulo, y le di la espalda para que pudiera hurgar con facilidad el resto de mis bolsillos. Se fue, y siguió su tarea entre los otros cuerpos.
Un sueño termina en Tetuán; otro comienza en Tánger. Aunque mi cuerpo seguía en Tetuán, mi mente ya erraba por las calles de Tánger. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com