De mala raza (fragmento)José Echegaray

De mala raza (fragmento)

"Acto Primero. Escena III
Dichos y ADELINA, por el fondo.

VISITACIÓN.-Ven aquí, hija mía. (Con mucho cariño.)
ADELINA. -¿Me llamaban ustedes? (Con timidez.)
VISITACIÓN.-Sí, querida; ven, acércate.
ADELINA.-Buenas tardes, don Prudencio.
PRUDENCIO.-Muy buenas, Adela.
NICOMEDES.-Siéntate aquí, a nuestro lado.
VISITACIÓN.-Entre los dos. (ADELINA se sienta entre DON NICOMEDES y VISITACIÓN.) ¡Qué cara tan risueña traes! ¡Tan animada! ¡Tus mejillas son dos rosas!
ADELINA.-Estaba en el jardín.... y el calor...
VISITACIÓN. -¿Te paseabas?
ADELINA.-Sí, señora.
VISITACIÓN. -¿Solita, como siempre? ¿Meditando? ¿Allá con tus fantasías?
ADELINA.-No, señora.
VISITACIÓN. -¿No meditabas?
ADELINA. -¡Yo! ¿En qué había de meditar? (Algo asustada.)
NICOMEDES.-No te apures; si no te vamos a reñirte.
ADELINA. -¡El jardín estaba tan hermoso!
NICOMEDES. -¿Te gusta la soledad?
ADELINA.-A veces..., sí..., mucho. Pero también me gusta estar con ustedes, que son tan buenos para mí. (A DON NICOMEDES y VISITACIÓN.)
VISITACIÓN. -¿Lo estás oyendo, Anselmo? ¡Que tan buenos somos para ella!
ANSELMO.-Sigue, sigue, que ya veo que tienes buen pulso para cirujano.
VISITACIÓN.-Es decir, ¿que estabas a tus solas en el jardín?
ADELINA.-No; sola, no.
VISITACIÓN.-Pues ¿con quién, hija mía? (Pausa.) Responde, hija; no seas tan encogida.
ADELINA.-Con Carlos.
ANSELMO. -¿Eh? ¿Con mi hijo?
ADELINA.-Sí, señor. Bajé sin saber que iba a encontrarle..., pero le encontré..., y luego paseamos juntos..., como otras veces.
ANSELMO. - (Aparte.) ¡Diablo!
VISITACIÓN.-Oye, hermano, ¿quieres tú explicarle el asunto...? Porque yo..., la verdad, me da mucha pena. (Con cierta sorna en la primera parte.)
ANSELMO. -¿Yo?... ¡Bah!.. Eso es cuenta tuya.
ADELINA. - (Muy alarmada.) ¡No comprendo! ¿Ocurre algo?... ¿Quizá una desgracia?...
VISITACIÓN.-No, por cierto. ¿Desgracia? Ninguna.
ADELINA.-Hablan ustedes de penas..., y yo..., la verdad..., creí...
VISITACIÓN.-Penas, sí. Tenemos mucha pena. Vamos Paquita, explícale tú... Ella te quiere mucho.... y en tus labios, la vez de la razón... ¿No es verdad, don Prudencio?
PRUDENCIO.-Ciertamente, la voz de la razón... ¡Gran voz!
ADELINA. -¡Ay Dios mío! ¡Algo ocurre! ¡Me miran ustedes de un modo! ¡Vamos, Paquita, la verdad!
PAQUITA.-Pero yo.... ¿cómo he de decirle? Mira, Adelina, yo siento muchísimo separarme de ti.
ADELINA. - (Sin poder contenerse.) ¡Ah!... ¡Se va usted!... ¿Y don Anselmo también,? ¿Y también Carlos?
VISITACIÓN. - (Con malicia.) ¡Anda, anda! Ya se fueron aquellas rosas que trajiste. Al jardín se han vuelto.
NICOMEDES. - (Aparte.) A buscar a Carlos.
VISITACIÓN.-Sí, Paquita y Anselmo nos dejan; pero se queda su hijo.
ADELINA. - (Sonriendo; ya le pasó la tristeza.) ¡Ah!... Conque ustedes... ¡Tan pronto!
PAQUITA.-Dentro de tres o cuatro días.
PRUDENCIO.-Más rápida es, o, mejor dicho, más próxima está mi marcha, querida Adelina.
ADELINA. - (Con toda la indiferencia que permite la cortesía.) ¿Sí?
PRUDENCIO.-Yo parto ahora mismo.
ADELINA. - (Como antes.) Ya... Cuánto lo siento... Pues nada, don Prudencio... Feliz viaje. VISITACIÓN.-No, Adelina; de don Prudencio es inútil que te despidas.
ADELINA. -¿Por qué?... ¿Pues no dice que ahora mismo?
VISITACIÓN.-Sí..., pero tú...
NICOMEDES.-Tú, hija mía...
ADELINA. -¿Qué?
VISITACIÓN.-Tú.... ¿sabes, monina?... Tú acompañas a don Prudencio.
ADELINA. - (Sin comprender todavía.) ¿Hasta dónde?
VISITACIÓN.-Hasta que encontréis a Juana, a quien ya hemos anunciado tu viaje.
ADELINA. - (Muy acongojada.) Pero ¿cómo?... ¿Voy a separarme de ustedes?... ¿Y ahora?... Dios mío, ¿por qué?
VISITACIÓN. - (Con severidad.) Vamos, vamos... Una niña bien educada no pregunta ni a sus padres ni a sus bienhechores los motivos que tengan para resolver en este o en aquel sentido. ¡Vaya!
NICOMEDES. - (Con cierta dureza.) Se trata de tu bien, de tu porvenir; en fin, lo hemos resuelto.
ADELINA. -¡Ay madre mía!... Ya lo veo claramente: están ustedes enfadados conmigo... Pero ¿qué hice?... ¡Yo no sé!... ¡Yo no adivino!...
VISITACIÓN. - (Aparte, a ADELINA, con severidad.) Mira que hay gente extraña; modérate.
PRUDENCIO. - (A parte, a DON ANSELMO.) Estas escenas de familia hay que abandonarlas a sí mismas, ¿eh? (En voz alta.) Pues yo..., si ustedes me lo permiten, voy a despedirme de Carlos. Entre tanto..., ustedes resuelven.
VISITACIÓN.-Sí, vaya usted. En el jardín ha dicho Adelina que estaba.
PRUDENCIO.-Unos instantes no más..., y al punto soy de ustedes... (Aparte.) ¡Oh, esta niña..., esta niña! "



El Poder de la Palabra
epdlp.com