Autobiografía (fragmento)Benjamín Jarnés

Autobiografía (fragmento)

"El que parece no querer continuar tal como viene siendo hasta aquel día es el tendero. Súbitamente se siente desprendido de la realidad, subido a la región heroica donde se fraguan los buenos protagonistas de novela, se somete dócilmente a su glorioso destino. Judas continúa siendo un personaje falso en la vida ordinaria, pero verdadero, auténtico, dentro de la novela. (...) ¡Qué infancia interminable! ¡Qué juventud tan desierta! Pero, ahora, ¡qué congoja por no poder encadenar al tiempo, someterlo a mi capricho, estirar todas sus formas. Ahora tengo que vivir doblemente. He de vivir mi tiempo de hoy, he de revivir aquellos días en que tan desoladoramente viví. ¿Cómo poder atender a mi pasado y a mi presente, hoy todo vida vehemente que me reclama un futuro, una expresión que a uno y a otro los haga imperecederos? También, también debo llenar aquellos días que quedaron entonces rezagados y desiertos y fríos; también debo recuperarlos, para hacer de todo mi tiempo una sola arquitectura, para iniciar y elevar y hacer descender el arco de mi vida entera, armoniosamente. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com