Galya (fragmento)Janka Bryl

Galya (fragmento)

"Era una noche serena de agosto, declinaba el sol. El hijo de Galya, Antos, había ido a segar. Las hojas de los tilos resplandecían en la huerta, distante ya el estruendoso parloteo de los estorninos. Las vacas yacían en la fresca paja del cobertizo de antaño. Sóniechka, recién lavada, tomaba un trozo de pan con leche fresca. Sus piernas estaban cubiertas de arañazos y sentía todavía el escalofrío y el hormigueo del agua fría. (…) Se alzaba la postrimera noche. La nieve helada crujía de nuevo bajo los pies. Brillaban innúmeros y pequeños copos en torno a las pensativas farolas, franqueados por la tranquila y pensativa lumiscencia. Los automóviles eran pocos y distantes entre sí, y, de vez en cuando, los destellos azules de un tranvía casi vacío resonaban por doquier. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com