Arenque ahumadoCharles Cros

Arenque ahumado

"Había un gran muro blanco - desnudo, desnudo, desnudo,
contra el muro una escalera - alta, alta, alta,
y en el suelo un arenque ahumado - seco, seco, seco.

Él llega, llevando en las manos - sucias, sucias, sucias,
un martillo pesado, un gran clavo - puntiagudo, puntiagudo, puntiagudo,
un ovillo de bramante, - grueso, grueso, grueso.

Entonces sube a la escalera - alta, alta, alta,
y clava el clavo puntiagudo - pam pam, pam pam, pam pam,
en lo alto del gran muro blanco - desnudo, desnudo, desnudo.

Suelta el martillo - que cae, que cae, que cae,
ata al clavo el bramante - largo, largo, largo,
y , en la punta, el arenque ahumado - seco, seco, seco.

Baja de la escalera - alta, alta, alta,
se la lleva con el martillo - pesado, pesado, pesado,
y luego, se va a otra parte - lejos, lejos, lejos.

Y, después, el arenque ahumado - seco, seco, seco,
en la punta del brámate - largo, largo, largo,
muy lentamente se balancea - siempre, siempre, siempre.

He escrito esta historia - simple, simple, simple,
para enfurecer a las personas - serias, serias, serias.
Y divertir a los niños - pequeños, pequeños, pequeños. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com