El fotógrafo (fragmento)Roddy Doyle

El fotógrafo (fragmento)

"El hecho de envejecer no era algo demasiado malo. Incluso podía adaptarse a la incipiente calvicie. Todo el mundo lo decía. Había tenido que cambiar de talla de pantalón. De la 34 a la 36. Era agradable sentir los pantalones sueltos de nuevo, pero se estaba engañando, y él lo sabía. Pero ésa era la cuestión, que se estaba engañando a sí mismo. Había engordado, pero se sentía un poco más delgado.
Había otras cosas también, cosas que no tenían nada que ver con su cuerpo y con el envejecimiento. La conciencia de la libertad era como una especie de olvido. Durante años, si se quedaba en la cama por la mañana, tenía que tener cuidadosamente el resto de la tarde planificada. Lizzie, su esposa, tenía que darse cuenta. Los niños tenían que preguntar. Lo cierto es que no había valido la pena el maldito lío que se había organizado. Durante años, todos los años, los niños crecían, había estado de guardia. Un amigo suyo había utilizado la frase de guardia. Había estado hablando de su propia vida, pero había cuatro de ellos aquella noche en el local, sentados alrededor de una de esas altas e incómodas mesas, describiendo las amarguras de su propia vida.
-Soy como un doctor sin el maldito dinero, había dicho Noel.
Todos sonrieron y asintieron con la cabeza.
Había amado a su familia, sobre todo a los niños, y había ignorado el rebelde latido que sentía a menudo mientras tomaba café. Quizás había sido la excesiva presión de la vida. Durante años aquel latido...Todo lo que había hecho, todo el mundo se había ido. Cada minuto había sido contado y usado. Tuvo cuatro hijos, y había once años entre el mayor y el menor. Todo había terminado, ahora que parecía haber concluido y el latido se había esfumado. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com