El deseo eterno (fragmento)Guðbergur Bergsson

El deseo eterno (fragmento)

"Empujó su silla de ruedas y se instaló en una esquina por donde suponía que habría de pasar la chica con la pretensión de intimidarla un tanto. Ella se evadía en un lugar diferente como si huyera de algo mal hecho. El muchacho con astucia se comprometió a sí mismo a encontrarse con ella en un banco del bosque. Todo iba bien. La mayoría de la gente parecía haber olvidado el drama que iba a ser un giro social bajo la supervisión de los psicólogos escolares. Niños vestidos con faldas, en un vano intento de imitar o traducir la feminidad anhelada. Las faldas de las niñas son rojas y azules. Ellos se separan de la multitud iracunda, por tener que mostrar una mentalidad abierta y admitir que la homosexualidad no es una enfermedad.
Varios niños y niñas permanecen en grupo. Latas de Coca-Cola y teléfonos móviles están esparcidos por doquier. Varios imitan el estilo de Björk. Un hombre llama por el teléfono móvil y dice que es muy graciosa la forma cómo se divierten en estas escuelas. ¿Sois escoceses o italianos? pregunta con sorna. ¿Dónde estará el psicólogo de la escuela? No somos fieles a nada. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com