El mar de ÍtacaFrancisco Pastor Pérez

El mar de Ítaca

"Palpitaba aún, caliente,
como un pequeño animal que terminara
de morir en nuestras manos:
pero la muerte puede marchitarse
más allá de la muerte.
Y siempre, allí, el mar.
Tenso, el arco espera el pulso mejor.
Y las playas de Ítaca serán otras playas.
Erguido en la proa de la cóncava nave,
Ulises no reconocerá a Ulises. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com