El maestro de la historia (fragmento)Manjushree Thapa

El maestro de la historia (fragmento)

"Khaireni Tar era una ciudad a lo largo del borde de la carretera de Pokhara que serpentea Katmandú, separada de las demás por su vegetación tropical, poco frecuente en las regiones montañosas. Rodeada por ubérrimos campos de arroz verde y salpicada de jacaranda, gulmohar y buganvillas. Su bazar era menos monótono que la mayoría de bazares de la carretera. Sus estrechas calles estaban llenas de suciedad, trozos de libros rotos y envoltorios de plástico, fragmentos de bombillas, alambres partidos, hojas caídas y colillas apagadas.
La mayoría de los edificios estaban amontonados de una forma poco atractiva y no había vista a las cordilleras del Himalaya desde allí. Aun así, era un buen lugar para vivir, no era tan remota como los pueblos de carretera. Tampoco era un asentamiento en una colina de ensueño. Aparte del bazar, la ciudad no sólo tenía un puesto de policía, una escuela secundaria, una oficina de agricultura y un campus universitario de grado medio sino también un internado inglés privado para aquellos que ganaban más dinero. Algunas de las tiendas elegantes de la ciudad vendían artículos como bolsos, gafas de sol, esmalte de uñas y cinturones de cuero. Khaireni Tar era un tipo mediocre de ciudad común.
Caminabas a través de callejones para entrar en un crepúsculo de distintas culturas: oías el chirrido de Nirvana en una radio al pasar un grupo de mujeres que llevaba un montón de estiércol fresco recién recogido. Los jóvenes de las mejores familias ya no sólo se unían a las fuerzas armadas británicas, indias o nepalíes. Muchos iban a trabajar como jornaleros emigrantes a Seúl, Osaka, Australia o Dubai. Desde el extranjero enviaban a sus familias cien, doscientos, trescientos dólares mensuales. Las niñas clamaban por ir a la escuela y paliar su analfabetismo. Se alentaban las ocupaciones de sastre, zapatero y herrero. En los bazares podía oírse hablar nepalí, gurung, magar, hindú, kumhale y ráfagas de inglés.
La estructura física de la ciudad reflejaba su espíritu cambiante. Una nueva iglesia había sido construida al borde del bazar, cerca de las cuevas donde un asceta hindú vivía de limosnas. Los nuevos edificios del bazar estaban recubiertos de firmes paredes de piedra y techos de zinc. Pero la mayoría de las casas más antiguas estaban hechas de barro y paja, sus paredes irregulares y sus ventanas rudimentarias denotaban la impericia de las manos que las habían construido. Algunas de las casas de la ciudad estaban cubiertas de barro rojo, otras de pintura, mientras que otras no estaban decoradas en absoluto. Algunas tenían barras de metal en las ventanas, otras ni siquiera tenían vidrio.
Algunas disfrutaban de tendido eléctrico, otras eran blanqueadas por la noche por la brillante luz de las lámparas de queroseno. Cada casa contenía en sí misma una muestra del desarrollo arqueológico de Khaireni Tar. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com