Aventuras de Horacio Hornblower (fragmento)C. S. Forester

Aventuras de Horacio Hornblower (fragmento)

"Tenía el mando de su propio barco, y estaba siendo enviado al frente de batalla. Esta era su oportunidad dorada de reconocimiento. Era su buena fortuna - habría sido triste dejarle abandonado en el puerto. Hornblower podía sentir la recordada y excitante emoción al pensar verse en acción de nuevo, de arriesgar su reputación y su vida en cumplir con su deber, en ganar gloria, y en lo más importante, justificarse a sí mismo ante sus propios ojos. Estaba regenerado de nuevo; podía ver las cosas en la proporción correcta. Principalmente era un oficial naval, y luego un hombre casado, y una calamidad en lo segundo. Pero eso no le facilitaba las cosas. Todavía tenía que liberarse a sí mismo de los brazos de María.
(...)
Era la mañana del domingo. El Renown había recogido las mercancías del noroeste y se zambullía velozmente a través del Atlántico, con las velas en alto en los flancos. El rugir del negocio lo conducía con cabeza firme y constante, su farol inclinándose de vez en cuando, levantaba espuma que causaba momentáneos arco iris. La tarima y sus cuerdas se escuchaban altas y claras, los triples, los tenores y hasta los barítonos y los bajos, entonaban sonidos y componían una sinfonía del mar. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com