El archipiélago (fragmento)Friedrich Hölderlin

El archipiélago (fragmento)

"¿Tornan de nuevo las grullas a ti, las naves el rumbo tuercen, van en pos de tus playas? ¿Serenas y ansiadas brisas llegan al plácido mar, y al sol asomando del abismo el delfín, luz nueva inunda su dorso? ¿Jonia brilla? ¿Tiempo es ya? Pues es primavera, y ha tornado a nacer la vida en todos los seres, y hay en los hombres amor, y tiempos áureos se evocan; ¡vengo en tu paz a ti, oh poderoso, a loarte! ¡Oh venerable!, descansas aún viviendo a la sombra de tus montes; aún tus brazos jóvenes ciñen amorosos tu tierra, y a tus hijas, ¡oh padre! de tus islas radiantes aún ninguna perdiste. Creta vive, y Salamis, que frescos laureles circundan. Y alza, en medio de rayos, y a la hora del orto la testa resplandeciente Delos, y Tenos y Kíos frutas purpúreas guardan: y de embriagadas colinas mana el vino de Chipre, y de Kalauria descienden ríos de plata que van a las véteras aguas del padre. Todas viven, las islas que un día engendraron los héroes. Y año tras año irradian y si una vez, del abismo liberado, el fulgor de la noche, la interna borrasca a una de ellas sorprende y en tu seno a los hombres sepulta, tú, tú en cambio pervives, deidad, pues sobre la oscura sima, por ti mucho viose nacer y mucho morir.
Entonces, ¡oh amigos de Atenas, oh gestas de Esparta, cara primavera de los griegos! Si llega a nuestro otoño, tornad y mirad, espíritus todos del mundo que fue, ¡pues el fin de los años se acerca! ¡La fiesta también celebrad, oh días de antaño! A la Hélade miran los pueblos, llorando y cantando del día orgulloso del triunfo los suaves recuerdos. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com