Cañas al viento (fragmento)Grazia Deledda

Cañas al viento (fragmento)

"En su raciocinio el siervo ignoraba la tierra situada al otro lado de la granja, dado que había sido propiedad de Pintor. ¿Por qué sacar a la luz el pasado? Sería un lamento sin sentido. Mejor pensar acerca del futuro y albergar esperanza en cuanto a la ayuda divina.
Y Dios había prometido un año afortunado, o al menos Él había cubierto todos los almendros y melocotoneros del valle con flores: y este valle, entre dos hileras de blancas colinas cubiertas con primaveral vegetación, agua, matorrales, flores, junto a las distantes montañas azules al oeste y el mar azul al este, daba la impresión de una cuna que se mece con verdes velos y azules cintas, con el río susurrando monótonamente como un niño durmiente.
Pero los días eran ya demasiado ardientes y Efix también pensaba acerca de las lluvias torrenciales que colmarían el río sin orillas y lo harían saltar como un terrible monstruo. Podría esperar, pero debería estar vigilante, a ver las cañas junto al río arrastrando sus hojas con cada latido del viento como un serio aviso de peligro.
Era ésa la razón por la que había estado trabajando todo el día y ahora, en espera de la noche, tejía una estera para no malgastar su tiempo y en su interior rogaba a Dios que hiciera que su trabajo mereciera la pena. ¿Sería maravilloso disponer de una pequeño terraplén si Dios no lo hubiera hecho tan formidable como una montaña? "



El Poder de la Palabra
epdlp.com