El espectáculo de títeres de la memoria (fragmento)Maurice Baring

El espectáculo de títeres de la memoria (fragmento)

"Cuando la gente se sienta a escribir sus recuerdos, se lamentan: "Si hubiera llevado un diario, dispondría de abundante material a mi disposición" Recuerdo a un maestro en Eton diciéndome, cuando yo era niño, que si yo deseaba hacer fortuna cuando fuera mayor, únicamente debía llevar un diario detallado de cada día de mi vida en Eton. Les dijo lo mismo a todos los chicos que conocía, pero no recuerdo si algún chico de mi generación siguió su sabio consejo. Por otro lado, para el escritor que desea evocar los recuerdos del pasado, la ausencia de diarios y notas tiene sus compensaciones. La memoria, como alguien dijo, es el más grande de los artistas. Suprime lo superfluo y elige con descuidada habilidad las vistas y los sonidos y los episodios que más vale la pena recordar. Lo primero que puedo recordar es un árbol de navidad en el año 1876. Era en Shoreham, en Kent, en una casa propiedad del Sr. F.B. Mildmay, casado con una de las hermanas de mi madre. Yo tenía dos años y recuerdo mi regalo de navidad. Un pájaro de plumaje amarillo y rojo, que vivió durante largo tiempo en lo alto del armario. No era ni un pájaro del paraíso ni un faisán; posiblemente una gallina un tanto extravagante; pero lo quería mucho y me irradió energía al menos durante dos años. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com