El año desnudo (fragmento)Boris Pilniak

El año desnudo (fragmento)

"Vivía Semión como el cangrejo ermitaño, y su sótano era una cangrejera. Le bastaba sacudir la pierna en el horno, y una bota de fieltro volaba al rincón; bastaba sacudir la segunda pierna, y la segunda bota de fieltro se ponía en el rincón al lado de la primera. Hubiera bastado que se moviese torpemente encima del horno para que los resecos ladrillos se desmoronasen; lo que nunca sucedía, pues el zapatero hasta en sueños solía estar echado formando una prodigiosa interrogación. Le bastaba al Semión desear en medio de la oscuridad nocturna tener consigo el «Pentagrama, o el Signo de la Masonería, traducción del francés», para descolgarse del horno y tomar infaliblemente de la mesa el «Pentagrama», a tientas sabía las páginas. La neblina gris del amanecer desapareció de la tierra, prendió el día luciente y ardiente. Las grises borrinas se fueron al cielo. Serguéi subió arriba a la casa. Olenka Kunts ya se había levantado, chapoteaba con el agua, y chapoteando comenzó a cantar. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com