Ashia (fragmento)Ivan Turgenev

Ashia (fragmento)

"Conseguí tranquilizarle y los dos nos pusimos a discutir con la mayor sangre fría posible acerca de las medidas que debíamos adoptar... He aquí la resolución que tomamos: para evitar cualquier desgracia que pudiera ocurrir, debía acudir a la cita y explicarme honradamente con Ashia.
Gaguin se comprometió a quedarse en su casa fingiendo no saber nada referente a la carta... Resolvimos, además, volver a encontrarnos esa misma noche para referirnos lo sucedido.
-Tengo puesta en usted mi firme confianza -dijo el muchacho apretándome la mano-.
Sea usted indulgente con ella como también conmigo mismo...
Pero, con todo, partimos sin falta mañana mismo -añadió levantándose-, ya que no cabe duda de que usted no se casará con Ashia...
-Concédeme de plazo hasta la noche -le repliqué.
-Como usted quiera... ¡Pero con ella no se casará!...
Se fue el muchacho y yo me eché en el sofá cerrando los ojos...
Sentí como si mi cabeza girase vertiginosamente; eran demasiadas impresiones las que se habían entrechocado en ella...
Me sentí contrariado por la franqueza de Gaguin, como también por la de Ashia, y el pensar en su amor me desconcertaba y me extasiaba al mismo tiempo. No comprendía qué motivo la indujo a confesarlo todo a su hermano y me sentí martirizado por lo inevitable de una decisión que debía ser rápida, casi instantánea. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com