Cosas de papá y mamá (fragmento)Alfonso Paso

Cosas de papá y mamá (fragmento)

"ELENA:(Repentinamente lanza un suspiro largo y profundo) Ayyy... (Luisa la mira con impaciencia mientras ojea el periódico)
LUISA: Bueno...
ELENA: (En un bisbiseo) bis, bis, bis, bis…
LUISA: Mamá levanta la voz no hay forma de oírte!
ELENA: (Muy débil, muy desinteresada) Que ha hecho hoy Rusia?
LUISA: Es muy largo de contar, se opone a la conferencia de desarme.
ELENA: ¿Qué van a desarmar?
LUISA: Desarme mama, hay que rebajar las fuerzas armadas de todos los países. Europa tiene que garantizarse una paz duradera. Si Europa.
ELENA: Hija, me importa un pito Europa.
LUISA: Entonces para qué preguntas...?
ELENA: Porque si te pregunto la hora me dices las cinco, y se acabo.
LUISA: Mamá!
ELENA: No me quieres Luisita! No me quieres......!
LUISA: Bueno!
ELENA: Estoy más sola que un hongo. Desde que murió tu padre más sola que un honguito. Apenas te veo.
LUISA: Tengo que trabajar.
ELENA: No te hace falta pero tienes que trabajar. Mi hija es licenciada en Filosofía y Letras. Da clases. Y siempre está con las clases.
LUISA: Me redimiré de eso. Ya sabes que las academias te explotan. Algún día pondré mi propia academia.
ELENA: Pero si no lo necesitas, con mi renta…
LUISA: Hay que garantizarse un porvenir! El hombre se justifica trabajando, creando riquezas. Además prefiero que me en el momento oportuno me logres créditos para mi negocio. Te resultará fácil.
ELENA: Mi negocio! Tiene gracia! Así estoy yo. Nena.. Si ni siquiera te casas. Si te casaras por lo menos yo tendría un yerno con quien distraerme peleándome! ... Me muero Luisita, te lo advierto, me muero!
LUISA: Quieres leer otra vez la carta del Dr. Aguirre? (Blande un papel en su mano.) No tienes nada en el hígado.
ELENA: No? Pero me mareo y me duele aquí (se señala el abdomen, hacia la derecha)
LUISA: Tampoco tienes nada en el estomago.
ELENA: No...? Pues me late. Si, si me late el estomago.
LUISA: Pero cómo te va a latir el estomago? Lo que late es el corazón!
ELENA:(Confidencial) Si yo te dijera que lo que no me late es el corazón…
LUISA: Mama!
ELENA: Y por qué se me duermen las piernas? Eh? Y por qué en cambio, yo no me duermo?
LUISA: Estás sana mama, estas perfectamente sana. Lo dice el Dr. Aguirre que ha estudiado 7 años para decirlo.
ELENA: Me las piro Luisita. Te dejo.
LUISA: Ay, mamá que agonía! Si tienes 42 años.
ELENA: 45!!
LUISA: Bueno 45, Eres joven.
ELENA: Soy una vieja. Y tú lo sabes. Estoy mandada a retirar y en cuanto termine los cien lunes a San Cipriano, me retiro. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com