El extraordinario ingenio parlante del profesor Palermo (fragmento)Jordi Sierra i Fabra

El extraordinario ingenio parlante del profesor Palermo (fragmento)

"Mi nombre es Gustav y tenía nueve años cuando lo conocí. Parece un viejo cuento de Dickens, pero es cierto que era huérfano y que malvivía como podía, en las calles, huyendo siempre de los guardias que pretendían atraparme, y nunca, nunca lo consiguieron porque yo era más listo y más rápido que ellos. Especialmente más rápido.
Conocía todas las calles, las callejuelas, los escondites, los huecos, los solares perdidos y las casas abandonadas, los viejos refugios y los apestosos depósitos de las basuras.
Y principalmente las alcantarillas.
El submundo donde ninguna persona civilizada se atrevía a penetrar, porque era el reino de las ratas.
Las ratas y los niños perdidos.
No era un ladrón, nunca le quité la bolsa a nadie, pero sí robaba comida por necesidad o por no poder vencer la tentación cuando la fruta brillaba muchísimo en los puestos de la plaza. Mi padre, antes de morir, me había dicho que fuera una persona honrada, digna, merecedora de ser llamada, cuanto menos, respetable. Mi madre, antes de morir, me había dicho que las palabras de mi padre estaban bien, pero que mejor vivir con alguna mancha que ser un cadáver impoluto. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com