Durante los inviernosPedro Vergés

Durante los inviernos

"Cada vez que regreso a mi país después de un largo viaje, lo primero que hago es preguntar por los que se murieron... Sólo después, no antes de cumplir este pequeño rito funerario, me considero con derecho a la vida. Nicanor Parra.
El olvido de los que pronunciaron la palabra jamás, esos que en los andenes de las ciudades se esperan todavía, en todos los andenes de la ciudad, como sombras o dobles de sí mismos, soñando con encontrar la mano que dejaron tendida en el vacío, alejándose, yéndose, perdiendo su perfil inalcanzable, casi roto en el tiempo del adiós, que es infinito, como ya sabemos.
Esos no telefonearán jamás a sus amantes ni emergerán de esas cuevas de exterminio donde el dolor amenaza, donde la miseria oprime, donde posiblemente no estará Tamakún ni habrá un príncipe lleno de abalorios para obsequiar a la princesa.
Terminarán uno de tantos días bajo la luz de los atardeceres, como una larga mina al descubierto, con toda su maldecida oscuridad en la mirada con una densa niebla de petróleo en las rodillas.
Acabarán danzando en la espesura de los alfileres, coleccionando pliegues, ángulos, restos de madera, con un tic demoníaco, con un ardor incólume, como el de ciertos perseguidos por nada.
Acabarán llorando amontonados, llenos de largos hilos, tropezando en las redes de la luz.
Penetrarán en la tiniebla como ciegos mandriles, lentos y horrorizados de esas viscosidad de terciopelo con que amaron un día. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com