Diccionario histórico y crítico (fragmento)Pierre Bayle

Diccionario histórico y crítico (fragmento)

"Ésa es una de las razones que retrasaron la publicación de este libro. Pretendía no extenderme sobre nada que ya figurara en otros diccionarios, o al menos evitar lo que pudiera ser repetido. Me consta que sería difícil privarme de aquellos materiales más fáciles de implementar en una obra de esta envergadura, caso de los pontífices, emperadores, monarcas, cardenales, herejes, padres de la iglesia, ciudades, provincias, etc.
Ésta, sin duda, es una gran desventaja a la hora de la prohibición del manejo de semejantes materiales y en la medida de lo posible me propongo huir de los artículos requeridos en el Diccionario de Moreri. Si desea acceder a semejantes postulaciones, limítese a tener constancia de las omisiones. El problema de separar aquello que es original de lo que no lo es, no es un problema menor. A pesar de todas las dificultades a la hora de enlazar estos "espacios vacíos", estaba plenamente convencido de incluir el mayor número de personajes mencionados en la Biblia, hasta que me enteré de que ya había sido impreso en Lyon una monografía sobre este tema. Sabía que lo dicho por los rabinos acerca de estas personas podía hallarse en la Biblioteca Oriental de París, en estudio del señor Herbelot, así que dejé de trabajar en ello. No obstante, habría escrito los artículos relacionados con la historia eclesiástica, si no me hubiera apercibido de que el señor M. du Pin concede a sus lectores todo lo que desean.
Toda obra debe ser representativa para los sabios y para aquéllos que no lo son. He estado hablando de aspectos censurables. ¿Cabe comprar dos veces la misma historia? He preferido, por lo tanto, abstenerme en un campo tan fértil y dirigir mis miras hacia otro lugar.
Mi argumento se ha visto reforzado. Acabado de comenzar este libro, me enteré de que ha sido impreso en Londres una traducción inglesa del Diccionario de Moreri, con muchísimas notas y que en los Países Bajos trabajaban en un suplemento del mismo Diccionario. Me sentí obligado a no hablar de los hombres ilustres de Gran Bretaña. Consideré que debía privarme de adentrarme en este orden, honrando de la forma más impoluta la elaboración del Diccionario. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com