Aurora (fragmento)Jakob Böhme

Aurora (fragmento)

"Pero cuando del loco del sol, por el encendimiento del agua, salieron los dos espíritus, el de la movilidad y el de la vida, descendió y penetró la dulzura en la cámara de la muerte, cual simiente del agua con la fuerza de la luz muy suavemente contagiosa y amigable. De ahí procede el amor de la vida, o sea, el planeta Venus.
Mas tienes que entender aquí correctamente esta alta cosa: El nacimiento o subida de los siete planetas y de todas las estrellas, no es [ahora] de otra manera que como se alumbraran desde la eternidad la vida y proporción maravillosa de la Divinidad. Pues cuando el rey Lucifer se dispuso para sí mismo el locum de este mundo como casa de la ira y presumió dominar en él con colérica y violentamente, se apagó al instante la luz en la Naturaleza en que presumiera ser señor, se congeló la Naturaleza entera cual cuerpo de muerte en que no hubiera movilidad alguna, hubo de quedarse en la tiniebla como eterno prisionero.
Pero no quiso el Dios santo dejar estar en eterna tiniebla y vergüenza a este locum de su cuerpo, entiende al espacio de este mundo, y dejárselo en propiedad a los demonios, sino que alumbró un nuevo régimen de la luz y de todos los siete espíritus manantiales de la Divinidad, que no pudiese el diablo captar ni concebir y que tampoco le sirviera de nada. Pues en la luz del sol no puede ver [el diablo] más que en la tiniebla, porque no llegó al ser de criatura en esa luz, por eso no le aprovecha de nada.
Y como debía ser un régimen nuevo, tenía que ser un régimen que el diablo no pudiese concebir ni pudiese utilizar para su propiedad corporal.
El nuevo régimen está dispuesto como sigue:
El Amor o la Palabra o el Corazón, es decir, el Hijo Unigénito de Dios Padre, que es la luz y la dulzura y la alegría y el amor de la Divinidad, como dijo él mismo cuando asumió la humanidad: Yo soy la Luz del mundo, Juan 8 [12]; tomó de corazón al locum de este mundo y lo neo-alumbró en medio de este espacio, en el lugar en que antes de su caída se sentaba el poderoso príncipe y rey Lucifer y en que llegó al ser de criatura. Y de este encendido loco del sol, surgieron y nacieron seis clases de cualidades particulares, todo según derecho de nacimiento divino. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com