Divagaciones (fragmento)Augusto Abelaira

Divagaciones (fragmento)

"Adquirí el hábito de fumar por esnobismo, de hecho sigue sin gustarme. Perdón. Me gusta fumar por esnobismo.
Arrojo la colilla.
Mi padre fumaba. NO fumo porque mi padre fumara. No fumaba para contrariar a mi padre.
Un bote de remos con letras verdes en la proa (letras verdes dijo María Brenda) y se aproximó a la trainera. Dos hombres dentro de un tubo. Una pipa y una camisa azul. Un suéter azul y barba. La barba y la faz de un anciano.
Ana Isa sostiene su pelo.
No sé por qué sujeto la cabeza con mis manos. Siempre me ha gustado llevar el pelo suelto, al arbitrio del viento. Es toda una aventura, un desafío implícito a la naturaleza... ¿Lo es? No sólo la lluvia, también el viento.
Siempre me gustó ver una mujer con el cabello arrebolado y la cara mojada. De repente su rostro aparece empapado, de forma totalmente inesperada. La protejo con mi impermeable y beso sus labios.
¿Con un vestido blanco?
No lo sé. Existe el viento para que las mujeres sostengan el caballo con sus manos. ¿Por qué no llevar pantalones blancos?
Ella se cruzó de brazos, de espaldas al mar.
También usamos pañuelos de seda. Desenrolló uno un pañuelo de papel de la cintura y se lo llevó a la cabeza. ¿Es lo mismo?
Sí, el viento hermosea a las mujeres.
Observaron en silencio, con ojos muy claros, apoyados en la balaustrada, cómo partía el viento, pensando añadir dos nuevos temas: el mar y la inesperada mujer de blanco.
Una pipa, como la mujer de Brecht, no... ella usaba boquilla, una larga boquilla. Quizás por la falta de confianza, ¿no?
Los pitillos a veces me dan la sensación de observar un vestido que no es mío, sino de mi madre. Usar la boquilla me parece como usar el abrigo demasiado largo de un hombre, una chaqueta que me llegara hasta las rodillas y me obligara a subirme las mangas... Apenas han transcurrido los primeros días. Poco a poco iría adquiriendo confianza, cualquier cosa me serviría de asidero ante lo que no puedo soportar. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com