Analectas (fragmento) Confucio

Analectas (fragmento)

"20.1. Yao dijo:
¡Oh, Shun!
La sucesión celestial ha recaído sobre ti;
¡Sigue fielmente la Vía del Medio!
Si el pueblo de los Cuatro Mares cae en
la consternación y en la miseria,
se te retirará para siempre este don celestial.
Shun pasó su mensaje a Yao.
Tang dijo: «Yo, el pequeño, me atrevo a sacrificar un toro negro y me atrevo a proclamarlo al dios más augusto y soberano: no me atreveré a perdonar a los culpables; los siervos no podrán ocultarte nada, pues ya les has juzgado en tu corazón. Si soy culpable, no castigues por mí a mis diez mil feudos; si el pueblo de los diez mil feudos es culpable, que recaiga sobre mi cabeza.
Zhou benefició a muchos vasallos. Las buenas personas prosperaron.
Aunque tengo mis propios familiares, prefiero confiar en los hombres virtuosos.
Si el pueblo actúa mal, que su falta recaiga sobre mi cabeza.
Regula los pesos y las medidas, restablece los cargos que han sido abolidos, y la autoridad del gobierno llegará a todas partes. Restaura los estados que han sido destruidos; reanuda las líneas dinásticas interrumpidas, reinstala a los exiliados políticos y ganarás el corazón del pueblo en todo el mundo.
Los asuntos que importan son: el pueblo, los alimentos, el duelo y los sacrificios.
La generosidad gana a las masas. La buena fe inspira confianza al pueblo. La actividad asegura el éxito. La justicia aporta alegría. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com