El misterio del ataúd griego (fragmento)Frederic Dannay

El misterio del ataúd griego (fragmento)

"Velie salió a escape y el inspector se acomodó a la expectativa en su sillón giratorio. El sargento regresó al momento con el propietario del speakeasy, a quien el inspector ordenó silencio mientras Velie desaparecía por otra puerta, retornando a poco con una mujer y un hombre. Ambos penetraron en el despacho vacilantes. La mujer era una verdadera Brünnehilde, alta, rubia y amazónica. El hombre parecía su adecuado compañero: un gigante imponente, en la cuarentena, con una narizota irlandesa y duros ojos negros.
- Mrs. y Mr. Jeremiah Odell, inspector - anunció Velie.
El policía indicó sillas y ambos se sentaron rígidamente. El anciano comenzó a revolver entre algunos papeles de su escritorio, exhibición ésta puramente mecánica destinada a surtir sus efectos. La singular pareja pareció sentirse convenientemente impresionada y sus ojos cesaron de girar por toda la habitación para concentrarse en las delgadas manos del anciano policía.
- Bien, Mrs. Odell - comenzó el inspector -, le suplico no amedrentarse, que este interrogatorio no es más que pura formalidad... ¿Conoce usted a Albert Grimshaw?
-¿Eh? ¿Cómo? ¿Se refiere usted al individuo estrangulado en el ataúd de... de...? -preguntó con voz ronca.
-Sí... ¿Le conocía usted?
-Yo... No... ¡No!... Sólo por los diarios, señor inspector.
-Ya, ya -el policía se volvió hacia Barney Schick, sentado inmóvil al otro lado del despacho-. Barney, ¿reconoce usted a esta señora?
Los Odell se volvieron con precipitación, y la mujer lanzó una exclamación estrangulada. La mano velluda de su esposo oprimió su brazo y la amazona recobró su compostura mediante un intenso esfuerzo sobre sí misma.
-Seguro que la conozco -respondió el tabernero, cuya frente estaba perlada de transpiración.
-¿En dónde la vio por última vez?
-En mi local de la calle 45, señor, una semana atrás... o casi dos semanas... Creo que fue en la noche del... del miércoles. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com