Carta de la Compañía de Jesús para el seráfico San Francisco (fragmento)José de Anchieta

Carta de la Compañía de Jesús para el seráfico San Francisco (fragmento)

"Después de que lo hubo creado todo en su justo peso y medida, Dios dijo: "Hágase el hombre a mi imagen y semejanza". Y creó a Adán, según la semblanza divina. Pero pronto la imagen de lo divino se volvió difusa. Cristo, Dios hecho hombre, logró, glorioso Francisco, restaurar la imagen que se había desdibujado tanto desde los tiempos adamíticos, poniendo en riesgo el devenir del mundo. Con su voz esbozaría desde dentro y fuera la gracia singular en la que habita el Altísimo.
Hermoso patriarca, ilustre capitán de la sacra religión, en cuya arca ofreces la salvación al pueblo cristiano. Tú eres ese hombre lleno de fe y justicia, toda perfección, y con razón pensé en el símil del santo y el Arca.
Noé construyó un gran arca donde el hombre racional, junto a los animales salvajes, pudo escapar del diluvio universal.
Por orden divina y gracias a la religión, nos redimiste del mal recibido y del agua mortal y nos ofreces gratuitamente al Dios vivo.
Eres el gran hombre de Dios en quien el padre Salomón pensó altamente. Aquel hijo joven que, despreciado a causa de su edad, cuidaba con tanto esmero y amor de la grey.
Eres como el vigoroso David que aniquiló al terrible gigante. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com