El arte como experiencia (fragmento)John Dewey

El arte como experiencia (fragmento)

"La demanda de variedad es la manifestación del hecho de que estando vivos tratamos de vivir, hasta que somos intimidados por el temor o entontecidos por la rutina. La necesidad misma de la vida nos empuja hacia lo desconocido. Ésta es la verdad perdurable de lo romántico. Puede degenerar en una indulgencia informe que alimenta el movimiento y la excitación por sí mismas que se exprese en un falso romanticismo, A su vez, el clasicismo verbal, que predica en vez de actuar como hace el que genuinamente se hace dásico, se basa siempre en el temor a la vida y en retraerse de sus exigencias y desafios. Cuando lo romántico se ordena con un ritmo apropiado se vuelve clásico, siempre que la aventura emprendida tenga el alcance suficiente para evocar tanto como para probar las energías del hombre: la Iliada y la Odisea son testimonios perennes de esto. El ritmo es racionalidad entre las cualidades. El dominio mantenido por el orden del ritmo más bajo sobre los hombres no cultivados, muestra que se desea algún orden en la agitación de la existencia. E incluso las ecuaciones de los matemáticos evidencian que la variación se desea en medio del máximo de repetición, pues expresan equivalencia, no identidades exactas.
En suma, la recurrencia estética es vital, fisiológica, funcional. Más que los elementos, recurren las relaciones, y recurren en diferentes contextos y con diferentes consecuencias de manera que cada recurrencia es tan nueva como un recuerdo. Al satisfacer una expectación despertada, instituye también un nuevo anhelo, incita una curiosidad fresca, establece una propensión cambiante. La perfección de la integración de estos dos vectores, opuestos en la concepción abstracta, en un mismo medio, en vez de usar un ardid para despertar la energía y otro para hacerla descansar, da la medida de la maestría de la producción y la percepción. Una investigación científica bien conducida descubre al probar y prueba al explorar; lo hace en virtud de un método que combina ambas funciones. Y la conversación, el drama, la novela y la construcción arquitectónica, si hay una experiencia ordenada, alcanzan un nivel que inmediatamente registra y suma el valor de lo precedente, provoca y profetiza el porvenir. Toda conclusión es un despertar y todo despertar establece algo. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com