Colinas que arden lagos de fuego (fragmento)Javier Reverte

Colinas que arden lagos de fuego (fragmento)

"Al desembarcar en Nairobi, un martes a media mañana, el olor de África me llenó los pulmones de aromas infantiles.
El día era muy luminoso, con un sol vehemente instalado en los altos del cielo. Hacía calor, pero el aire corría fresco a la sombra de los árboles y de los soportales. Así es casi todo el año el saludable clima de Nairobi: como hecho a la medida humana, tan cercano a la línea del Ecuador y a una altura de 1.800 metros sobre el nivel del mar.
Nuestro hombre en Kenia se llamaba Carls y nos esperaba en el mismo hall del aeropuerto, junto con su lugarteniente Patrick. Juanra Morales había contactado con Carls, a quien conocía desde hacía años, para conseguir los coches todoterreno, contratar el hato de camellos y los guías para nuestra marcha por los territorios del cauce del Milgis y ocuparse, en fin, de toda la impedimenta y vituallas necesarias para el viaje. Era delgado y bajo de estatura, de cara redonda y sonriente a toda hora, con un dominio perfecto del inglés y una tendencia natural a engañarnos un poco en cuanto se presentaba la ocasión. Había que controlarle sin descanso porque, a la mínima oportunidad, se colaba por cualquier lado para sacar un pequeño beneficio a tu costa. Era incansable y no había forma de convencerle de que obrar así resultaba definitivamente estúpido. No obstante, probablemente era el tipo más adecuado para organizar un viaje por el norte de Kenia. Era kikuyu y había nacido en la costa tanzana, cerca de Tanga. El nombre de su empresa resultaba, cuando menos, exótico: Wandering Nomads, algo así como «Nómadas Vagabundos».
En cuanto a Patrick, originario de la etnia samburu, era alto, de piel más clara que Carls, también delgado, cordial y, sin duda, poseedor de un gran atractivo personal. Se las arreglaba bien para que pensaras que, a diferencia de su jefe, él era un hombre honrado a carta cabal. Hablaba un inglés extraordinario y tenía amplios conocimientos de literatura. De los escritores blancos que habían escrito sobre África, admiraba en particular a Hemingway. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com