Ciencia del hombre y tradición (fragmento)Gilbert Durand

Ciencia del hombre y tradición (fragmento)

"Sin duda me siento confundido al dar un salto desde los primeros siglos de nuestra era a unos doce o trece siglos más tarde. Tengo mala conciencia de dejar en el silencio a esos hermetistas mayores que son, entre otros, Arnau de Villanova y Basilio Valentín. Igualmente habría sido muy interesante para nuestro propósito tomar en consideración a Cornelius Agrippa von Nettesheim, J.B. Porta, Reuchlin, Pico de la Mirándola, sin olvidar al sucesor más prestigioso de Paracelso, el autor de De signatura rerum, Jacob Böhme. Pero falta espacio y me he quedado con Paracelso un poco como opción representativa: nuestros modernos están de tal manera obsesionados -incluso los menos sensibles a este género de obsesiones, como S. Hutin- por hacer de Paracelso el Descartes o el Lutero de la medicina moderna, pisoteando a Aristóteles y Galeno, el promotor de la moderna quimioterapia, el precursor de la antisepsia, de la anestesia con éter, de la urografía química, de la esplintomía, etc., que he elegido al médico de Einsiedeln para mostrar en él un caso típico de recurrencia del viejo hermetismo. Paracelso, médico moderno, bañado en el hermetismo más tradicional, es el ejemplo ambiguo más adecuado para ilustrar satisfactoriamente mi tesis: a saber -retomaremos este punto más adelante- que el hermetismo no ha quedado en el guardarropa de los viejos trajes pasados de moda de la ciencia moderna, pues esta última -en ese aspecto igualmente ambiguo que es para ella la medicina, ciencia de la positividad natural y a la vez arte antropológico -hereda a través de todo el movimiento moderno de la medicina una gran parte del principio de semejanza.
Sin duda el pensamiento sistemático de Paracelso, como el de todo investigador empírico, es difícil de captar, titubeante y a veces contradictorio. El autor inventa de continuo neologismos, que se destronan por aproximaciones sucesivas, para denominar un mismo fenómeno, lo que aumenta todavía más la confusión del lector. Sin embargo, si se quiere sistematizar el pensamiento del "médico maldito", creo que debemos hacer gravitar el sistema en torno a su terapéutica antigalénica, y descubriremos que esta terapéutica paracélsica está suspendida del principio de semejanza. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com